Compartir

Las evacuaciones de yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) y sus familias de su bastión en el sur de Damasco terminaron el lunes, según la oenegé Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH).

EFE

Unos 1.600 combatientes del EI y civiles fueron evacuados, entre el domingo y el lunes, en 32 autobuses”, dijo a la AFP el director del OSDH Rami Abdel Rahman. Fueron transferidos “hacia el desierto” en el este del país, precisó.

“Las fuerzas sirias entraron en el campo de Yarmuk donde llevan a cabo operaciones de limpieza tras haber liberado los barrios de Tadamun, Qadam y Hayar al Aswad”, agregó Abdel Rahman.

Con la reconquista del campo de refugiados palestinos de Yarmuk y los barrios adyacentes, el régimen de Bashar al Asad controlará el conjunto de la capital y sus alrededores por primera vez desde 2012.

La operación de evacuación de los yihadistas empezó, según el OSDH, el sábado por la noche, menos de 24 horas después de un alto el fuego entre el régimen y el EI, al término de un mes de encarnizados combates.

El gobierno sirio no confirmó este acuerdo de evacuación pero una fuente militar citada por la agencia oficial siria afirmó el lunes que en el sur de la capital hubo evacuaciones de mujeres y niños y que las operaciones militares se reanudaron tras una breve tregua.

El régimen sirio lanzó el 19 de abril una gran ofensiva contra el EI en el sur de la capital, que dejó más de 250 muertos entre las fuerzas prorrégimen, así como 233 yihadistas y más de 60 civiles según el OSDH.