Compartir

Desde el 4 de mayo del 2018, la producción publicitaria de las instituciones que conforman la Función Ejecutiva, y su pautaje en medios de comunicación, está a cargo de la Secretaría Nacional de Comunicación (Secom). Esto aplica a las campañas masivas de difusión de sus actividades, según lo dispuesto por el presidente Lenín Moreno a través del Decreto 383.

El Telégrafo

El Primer Mandatario ordenó que el Ministerio de Economía modifique las asignaciones presupuestarias de los organismos, instituciones, entidades y dependencias del Ejecutivo que integran la administración pública central. Y que esos recursos, a su vez, se transfieran a la Secom.

Además, ordenó a las autoridades de esas instituciones, analizar, modificar y aprobar las reformas presupuestarias. El objetivo de esta medida es optimizar y ahorrar los recursos económicos con los que cuenta el Gobierno. La idea es que la Secom sirva como una suerte de coordinadora publicitaria de las entidades gubernamentales y así poder reducir los gastos en los equipos de comunicación de cada una.

Actualmente, entre todas las instituciones del Estado existen 1 703 funcionarios dedicados a la comunicación. Lo que significa USD 2,1 millones mensuales en los salarios. “Cada institución tiene su propio equipo, cuando es una sola idea de Gobierno. Tenemos que hacerlo de forma coordinada. Para eso se creó la Secom”, dijo Andrés Michelena, titular de esa dependencia del Ejecutivo, el 4 de mayo.

Lo decretado estará acompañado de un proceso de optimización. Ahora, el Gobierno no va a gastar en la promoción de imagen sino de servicios. Otra medida tomada es la finalización de los contratos con las agencias de publicidad. Así se ahorrará el dinero equivalente al porcentaje (del 17% al 35%) que estas instancias cobran por honorarios.

Solo en este ítem se planea ahorrar unos USD 25 millones al año. En su lugar, la Secom ha firmado convenios con los propios medios de comunicación, directamente, para la difusión de las piezas publicitarias.