Compartir

El Gobierno venezolano acude al diálogo con la oposición que comenzará este viernes, 1 de diciembre del 2017, en República Dominicana con la esperanza de obtener "estabilidad política, económica, social", según dijo el ministro de Educación, Elías Jaua, que será uno de los emisarios oficialistas en las conversaciones.

Imagen referencial Shutterstock

“Nosotros vamos al diálogo para encontrar un camino de estabilidad política, económica, social para el pueblo y que podamos llegar a unas (elecciones) presidenciales bajo garantía de paz y estabilidad”, dijo el ministro en una entrevista a la emisora YVKE Mundial.

Jaua afirmó respecto de las sanciones dictadas por varios Gobiernos extranjeros para castigar la supuesta deriva totalitaria de Venezuela que es el pueblo del país caribeño “quien puede escoger cuál es su destino”.

El Ministro abogó por un cese de “las agresiones, del sabotaje permanente, del boicot de facto que nos están aplicando en materia comercial y financiera, para intentar agravar la situación de abastecimiento, y con ello, empujar la escalada especulativa que se ha desatado”.

El presidente Nicolás Maduro dijo recientemente que una de sus exigencias a la alianza Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que representa a la oposición en las negociaciones abiertas con el Gobierno, será que ponga en marcha una campaña internacional para que Estados Unidos levante las sanciones financieras contra Venezuela.

La oposición, por su parte, demandará la liberación de los “presos políticos”, la apertura de un canal humanitario, la retribución de los poderes del Parlamento -despojado de sus atribuciones tras la victoria en las legislativas de la oposición- y una renovación del Consejo Electoral.

La MUD considera que este organismo está al servicio de Nicolás Maduro, y le acusa de haber manipulado en favor del oficialismo las dos últimas elecciones celebradas en el país.

La oposición busca lograr un cambio en su composición -cuatro de los cinco rectores en ejercicio son afines al Gobierno- para poder concurrir con ciertas garantías a los comicios presidenciales que deben celebrarse en 2018.

Fuente: El Comercio