Situado en la provincia de Morona Santiago, el volcán Sangay inició una nueva etapa eruptiva que puede prolongarse por semanas o meses, según el Instituto Geofísico.

volcán-sangay
Nueva etapa eruptiva del volcán Sangay. Crédito: Shutterstock

El Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional informó, este martes 21 de mayo, que se mantiene el nuevo pulso eruptivo del volcán Sangay con explosiones, emisiones de ceniza y flujos de lava en uno de sus flancos.

Situado en la provincia amazónica de Morona Santiago, el Sangay, de 5.230 metros sobre el nivel del mar, empezó una nueva fase eruptiva el pasado 7 de mayo y se prevé que esa actividad se mantenga durante semanas o meses, según un informe especial del IG.

Dicho estudio señala que la actividad del Sangay se sitúa en dos centros eruptivos, el llamado Cráter Central y el Domo Ñuñurcu, en el flanco suroriental de la cima.

La actividad del Cráter Central se ha caracterizado por explosiones que producen pequeñas nubes de ceniza, de hasta un kilómetro sobre la cumbre, y la salida de rocas incandescentes que ruedan por los flancos hasta unos 2,5 kilómetros pendiente abajo.

De momento, no se ha reportado la caída de ceniza en centros poblados cercanos a la montaña, situada en un zona despoblada del ramal oriental de los Andes.

“Esta actividad es típica de las fases eruptivas del Sangay en los últimos años” y se espera que el actual pulso dure varias semanas o meses, aunque “no se puede hacer un pronóstico más completo por falta de datos geofísicos y no se puede descartar un aumento de la actividad en el futuro”, precisó el Instituto.

Fuente: EFE, aliado estratégico de FM Mundo