Compartir

La Bolsa de Sao Paulo volvió a operar este jueves, con una baja de 8,7%, tras media hora de suspensión de actividades como medida para frenar el derrumbe del índice Ibovespa, que abrió la jornada con una caída de más de 10%.

El Telégrafo

La suspensión se inició a las 10:20 locales (08:20 de Ecuador). El recurso no era activado desde la crisis de 2008.

Entre los papeles más afectados están los de la estatal de Petrobas (-13,20%), Itaú Unibanco (-10,65%) y Bradesco (13,84%).

A pesar del terremoto político que vive Brasil, luego de que el miércoles el diario O Globo revelara detalles de la delación premiada de un gran empresario que compromete al presidente Michel Temer, las acciones de la minera Vale operaban con relativa estabilidad, registrando apenas una caída de 0,47%.