Compartir

Las isla Isabela, la más occidental del archipiélago ecuatoriano de Galápagos, inaugurará mañana la primera planta híbrida en esa región insular, financiada por el Gobierno alemán y que forma parte de una iniciativa conocida como "Cero combustibles fósiles".

Shutterstock

Este proyecto consiste en una nueva central térmica para uso de biocombustibles, una planta fotovoltáica y un sistema de almacenamiento de energía en baterías, informó hoy la Embajada de Alemania en Quito en un comunicado.

La planta híbrida fortalece el uso de energías renovables y termina con el uso de combustibles derivados del petróleo, añadió la legación diplomática al precisar que “la generación de aproximadamente 3,6 gigavatios al año abastece la electricidad a toda la población de la Isla Isabela”.

Alrededor de 2.500 habitantes se beneficiarán de un suministro confiable de energía y, al mismo tiempo, se protege “este sensible ecosistema y su diversidad única en flora y fauna a través de energía limpia”, agregó la embajada.

El proyecto contribuye a la mitigación del cambio climático, según el escrito que asegura que con la puesta en marcha de esta iniciativa se evitará la emisión de unas 700 toneladas de dióxido de carbono por año y ayudará a la preservación de las islas.

La infraestructura alcanza un coste de construcción de 15,8 millones de dólares financiados, en su mayoría, con fondos del Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ) a través del Banco de Desarrollo KfW.

El archipiélago de Galápagos está situado a unos mil kilómetros de las costas continentales ecuatorianas y fue declarado en 1978 como Patrimonio Natural de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Fuente: EFE, aliado estratégico de FM Mundo