Compartir

Cuando el doctor Harold Bornstein describió, en grandilocuente prosa, la salud del entonces candidato Donald Trump, en 2015, el lenguaje que utilizó fue sorprendentemente similar al estilo favorito de su paciente.

Shutterstock

Resulta que fue el mismo paciente quien escribió el parte médico, según Bornstein.

“Él dictó el certificado completo. Yo no escribí ese certificado”, le dijo Bornstein a CNN este martes. “La inventé a medida que avanzaba”, agregó.

La admisión es completamente irrelevante por su respuesta, más de dos años después de la emisión del certificado, y responde a una de las constantes preguntas sobre las más recientes elecciones presidenciales en Estados Unidos, en la que Donald Trump resultó ganador. Este certificado arrastró al excéntrico Bornstein, con su cabello largo hasta los hombros y anteojos redondos, a la vista del público.

“Su fuerza física y resistencia son extraordinarias”, decía en el certificado difundido por la campaña de Trump en diciembre de 2015. “Si es elegido el señor Trump, puedo afirmarlo inequívocamente, será el sujeto más saludable que se haya elegido para la presidencia”, seguía el documento médico.

El documento no ofreció mucha evidencia médica para esas afirmaciones más allá de citar una presión arterial de 110/65, que Bornstein describió como “asombrosamente excelente”. Afirmaba que Trump había perdido casi 7 kilos el año previo. Y describió su salud cardiovascular como “excelente”.

La Casa Blanca no respondió a una solicitud de comentarios sobre el reclamo de Bornstein.