Compartir

El ministro de Defensa de Argentina, Oscar Aguad, se refirió este martes en entrevista con el medio argentino TN a la búsqueda del submarino ARA San Juan, habló de corrupción en el arreglo del navío y dijo que los tripulantes están muertos.

CNN

Aguad dijo que según un informe de la Armada las “condiciones del ambiente extremo donde se desarrolló este suceso y el tiempo transcurrido era incompatible con la vida humana”. Ante la pregunta del reportero de si estaban todos muertos, el ministro contestó: “Exactamente”.

“Ahí termina una etapa y nosotros nos comprometimos a seguir buscando. Seguir buscando también significa encontrar el submarino y podemos traerlo. Obviamente es un compromiso que el presidente asumió con las familias y lo vamos a cumplir”, añadió.

El submarino argentino ARA “San Juan” desaparecido el 15 de noviembre tiene en vilo a Argentina y al mundo. Actualmente, según información de la Armada, 9 buques rastrean el lecho marino: 4 argentinos, uno chileno, una embarcación británica, un buque estadounidense, uno brasileño y uno ruso.

La Armada Argentina ha dicho que continuará rastreando el lecho marino hasta agotar todos los medios y ha reiterado que acompañan a los familiares de los submarinistas y los mantienen al tanto de los más recientes acontecimientos.

Sobre la reparación del submarino que terminó en 2014, Aguad dice que tiene sospechas de que hubo corrupción. El ministro dijo que hubo una denuncia por corrupción que se archivó sin investigarse y hablaba de algunas anomalías.

“Lo que yo pude comprobar es que el barco tenía que arreglar en dos años y se demoraron 5”, afirmó.

“Hay informes de auditoría que dan cuenta de que los materiales que se usaron no eran de la calidad que se requerían, hay informes que dan otras anomalías, hay sospechas”, añadió.

Han pasado 20 días desde que desapareció el submarino argentino ARA “San Juan” en aguas del Atlántico sur con 44 personas a bordo. La Armada Argentina no ha suspendido las labores de búsqueda, pero abandonó el intento de rescate de la tripulación.

Para las familias cada día que pasa es más difícil. Le han pedido a las autoridades que no suspendan la búsqueda de los submarinistas pues aún mantienen la esperanza.

El 23 de noviembre la Armada Argentina informó que había detectado un evento que coincidía con una explosión en la última posición conocida del submarino. Aunque aún no conocen la causa de este suceso, han descartado que haya habido un ataque.

La Armada dijo que antes de perder contacto, el navío informó de un “principio de avería” en las baterías. El vocero de la Armada, Enrique Balbi, dijo que la avería reportada fue “solucionada” y que por tanto se le ordenó seguir su curso, de modo que esa falla no estaría relacionada con la explosión.

Este domingo las autoridades argentinas informaron que habían detectado un contacto. Según Balbi, cuando se analizó de forma visual y remota el contacto, pudieron establecer que no se trataba del San Juan.

El vocero Balbi dijo que el Ministerio de Defensa y la Armada Argentina “lamentan que la apresurada difusión e interpretación de las imágenes” sin previo análisis hubieran “despertado lógicas expectativas en los familiares y en la sociedad, teniendo que enfrentar ahora una nueva frustración”.

En la noche del domingo, se analizó un segundo contacto, informó la Armada.

“Para ello, se trasladó el aviso ARA “Islas Malvinas”, que lleva a bordo el equipamiento ruso Pantera Plus, se trasladó a la zona de un contacto que estaba a 700 mtrs de profundidad, detectado por el “Atlantis””, afirma un comunicado de la institución este domingo.

No obstante, el equipo no pudo detectar el contacto, así que irán de nuevo a esta zona, azotada por fuertes olas, dijo la Armada.