Compartir

A través del Departamento de Conformidad, liderado por el estadounidense Michael Munro, quien está de visita en el país, la constructora brasileña intenta mejorar su imagen internacional y los procesos internos, con el fin de evitar nuevos casos de pagos indebidos por contratos.

Agencia Andes

En un diálogo con representantes de la prensa, la compañía reconoció que las malas prácticas del pasado deberán ser sancionadas y aseguran que visitarán país por país para llegar a acuerdos con los gobiernos para ofrecer su apoyo en las investigaciones, pagar las multas que sean necesarias, y demostrar que están comprometidos para corregir y buscar los mecanismos que eviten que esas prácticas vuelvan a repetirse.

“Debemos cerciorarnos de que los países y nuestros socios comerciales entiendan que vamos a corregirlo”, sostuvo Munro.

Días atrás, la Asamblea Nacional se pronunció a favor de que sean sancionados todos los involucrados en la red de coimas que la constructora realizó en Ecuador y no descartó la posibilidad de que la compañía sea expulsada del país como ocurrió en 2008.