Alrededor de las 10H00 de este 8 de junio de 2017, Pablo Celi se presentó en una rueda de prensa como el contralor general del Estado subrogante, tras los incidentes registrados la tarde de ayer en la entidad por la legalidad de su cargo, en ausencia del contralor titular Carlos Pólit, quien se encuentra fuera del país desde fines de mayo de 2017 por motivos de salud. "Estoy ejerciendo mi condición de contralor general del Estado subrogante con todo el soporte legal, quien tenga que establecer algún tipo de observación sobre eso tendrá que hacerlo en las instancias que corresponda".

Ecuavisa/API

Las incidentes se produjeron luego de la difusión de un oficio firmado por Pólit, con fecha 25 de mayo de 2017, en el que destituyó a Celi y designó como su subrogante a Sabett Chamon. Pero según la autoridad encargada, la funcionaria fue separada de la Contraloría General del Estado el 2 de junio de 2017. “El viernes, 5 personas ingresaron en el despacho en una acción intimidante, me querían retener y obligarme a firmar un documento para separarme de la institución. La doctora Chamon y 3 personas identificadas como funcionarios de la Contraloría (hay otras 2 que no logramos identificar) que ingresaron con ella, fueron separadas de la institución ese mismo viernes”.

Aclaró que Chamon cumplía funciones de subcontralora administrativa.

Junto con estos servidores, 20 personas más fueron separadas de la entidad, porque -según dijo- no garantizaban la seguridad de los procesos internos de la Contraloría. “Son personas ingresadas en periodos muy cortos, que no conocían la institución y en cuyas manos no pueden estar procesos de decisión. En su mayoría, eran personeros integrados en el área de Recursos Humanos, no corresponde a procesos de control”.

Celi reconoció que Pólit puede tomar cualquier decisión administrativa si reasume sus funciones en el país, incluida su destitución.

Celi justificó el resguardo policial que permanece en la Contraloría y aseguró que las actividades se desarrollan con normalidad. “Cumpliendo funciones oficiales en otra institución pública, personas inescrupulosas ingresaron a las instalaciones de la Contraloría para una respuesta legal a sucesos absolutamente reñidos con las normas de funcionamiento institucional del país. Solicité la presencia de un fiscal que constate un hecho flagrante, que recoja las evidencias sobre este hecho a fin de que sea el sistema judicial que avoque conocimiento de un acto reñido con la ley, con la norma y con la conducta dentro de una institución pública”.

El funcionario también pidió resguardo policial “preventivo”, según argumentó “destinado a precautelar el orden externo de la institución, a fin de evitar que un suceso que creaba una situación anómala pudiese afectar a la documentación que tiene una alta sensibilidad y que está bajo responsabilidad de este institución”.

“La Contraloría desarrolla normalmente sus actividades, estamos en cumplimiento del segundo semestre del plan de control, respecto del uso de recursos públicos, aquí no hay ninguna interrupción”, manifestó al tiempo de anunciar que la próxima semana dará a conocer un informe público sobre el estado de situación del plan anual de control.

Fuente: Ecuavisa