Panamá, con cuatro millones de habitantes, es el país de Centroamérica con mayor número de contagios por covid-19, con más de 109.000 infectados y 2.311 defunciones.

Al igual que Río de Janeiro, Panamá decidió suspender la celebración de los carnavales para así evitar la propagación de COVID-19.

“Por ahora no va a haber carnavales mientras la situación siga como está”, dijo a periodistas el ministro de Salud panameño, Luis Francisco Sucre.

“Yo no pensaría en carnavales por ahora, nosotros en este momento tenemos una situación económica y de salud muy delicada. Si me preguntan si mañana va a haber carnavales, yo les voy a decir que no”, declaró el funcionario.

Río de Janeiro suspende la edición 2021 de su famoso carnaval debido al COVID-19
Panamá, con cuatro millones de habitantes, es el país de Centroamérica con mayor número de contagios por COVID-19, con más de 109 000 infectados y 2 311 defunciones.

Aunque el número de muertos y contagios diarios ha descendido en las últimas semanas, las autoridades locales temen un rebrote tras la reapertura de la mayor parte de las actividades económicas.

El carnaval es la fiesta más popular en Panamá, sobre todo en las ciudades y pueblos del interior, adonde se desplazan miles de personas para participar durante días en los diferentes eventos.

Durante esas fechas, los protagonistas son los fuegos artificiales, desfiles de carros alegóricos y los tradicionales “culecos”, como se denomina en Panamá a una actividad en las plazas públicas que consiste en que un camión cisterna rocía con agua a la multitud, habitualmente bajo un sofocante calor, propio del verano austral.

Fuente: El Universo – Nota Original: LINK