Compartir

Las comunicaciones que los policías intercambiaron con el responsable del Frente Óliver Sinisterra provocaron una investigación interna en la Policía.

Policía Nacional

La indagación que se abrió apunta al oficial que tiene rango de Mayor y no a los dos coroneles que también son mencionados en el sistema judicial. “En los chats no se dice nada de ellos. Únicamente le confunden con un coronel”, sostiene un alto oficial.

Pero información judicial muestra que el disidente de las FARC chatea con un coronel y habla con otro y le exige que liberen a su gente capturada en territorio ecuatoriano. Entre los presos están alias ‘Fernando’, alias ‘James’ y alias ‘Cuco’, considerado la mano derecha de alias ‘Guacho’.

Los tres habían sido capturados en Mataje el 12 de enero del 2018, es decir, 15 días antes de que estallara el coche bomba en la zona de San Lorenzo. Informes judiciales revelan que su captura se produjo a las 02:00 en una casa ubicada en las calles 35MB50, SL tres y calle Z. Durante esa incursión, los agentes hallaron armas y granadas tipo piña en el dormitorio, debajo de la cama, en el comedor y en la cocina. El jefe de la disidencia le dice al coronel que hagan un “convenio en serio” y que Ecuador tiene capturado “de gusto” a sus hombres.

Estos detalles constan en un proceso judicial abierto por la Fiscalía. La indagación iniciada en la Policía es diferente, aunque tras recopilar todas las evidencias, el material será entregado al fiscal del caso. Por ahora, el Mayor de la Policía, señalado por el intercambio de mensajes, afronta una investigación interna, que fue abierta hace 15 días. La próxima semana deberá acudir a la Inspectoría para someterse al detector de mentiras.