Compartir

El estrés provoca un sinnúmero de dolencias y padecimientos. Generalmente recae en partes de nuestro organismo que son más delicadas, una de ellas es la piel. Hay pequeñas ronchas que dan comezón y a las que se conoce como eczemas generadas por el frío, el extremo calor y que aumentan si se encuentra tenso. ¿qué hacer?

Shutterstock

Cada vez que tenemos un problema de piel nos hablan de eczemas y me gustaría profundizar un poco en lo que es una de estas especies de ronchitas que a veces tienen escamación o burbujas de agua, ya que es ahora con el frío cuando empezamos a notar que nuestra piel se ve afectada y si sufrimos de dermatitis, por ejemplo, los brotes pueden ser algo muy frecuente.

El eczema es básicamente una lesión inflamatoria en la piel.

Esta lesión se suele producir a causa de una dermatitis de contacto causado por una sustancia o  una reacción del propio organismo.

El eczema se suele clasificar como:

• Atópico: es el que se caracteriza por placas de costras rojas de piel inflamada con constante comezón.

• Seborreica: La dermatitis seborreica es una enfermedad inflamatoria común de la piel caracterizada por lesiones escamosas generalmente en el cuero cabelludo y la cara.

• De contacto: La dermatitis de contacto es el nombre que se le da a cualquier inflamación de la piel que se produce cuando la superficie de la piel entra en contacto con una sustancia que se origina fuera del cuerpo.

¿Pero, qué sustancias pueden causar una dermatitis o ezcema?

El níquel es una de las sustancias que con más frecuencia causa es eczema. Está presente muchas veces en bisutería o en complementos como cinturones y zapatos.

El cromo es otra sustancia que suele provocar reacciones alérgicas. Suele estar presente en objetos de cuero y en sustancias como el cemento.

También podemos encontrar sustancias causantes en los productos cosméticos.  Fragancias, conservantes, cremas, jabones. Todos ellos pueden contener sustancias como: geraniol y otros excipientes que pueden provocar una reacción alérgica.

Pero otras muchas sustancias pueden ser los causantes: determinadas plantas, algunos medicamentos, colorantes, conservantes o incluso tintes.

Sin embargo, según últimos estudios, los ezcemas pueden generarse y sobre todo acentuarse y propagarse como producto del estrés. Si hubo una reacción o un brote y se combina con una carga de emociones y ansiedad, estas recorren el cuerpo o se aumentan en tamaño. El estrés puede producir muchas veces una comezón incontrolable hasta el punto de lastimar la piel.

Los síntomas y las causas son muchas veces difíciles de diagnosticar y siempre es recomendable acudir a un especialista. La automedicación puede ser inútil e incluso perjudicial para la salud de la piel.

Para tratar correctamente la dermatitis es importante identificar primero el agente causante y sustituirlo, si es posible, por otro producto que no sea irritativo o proteger adecuadamente la superficie cutánea contra ese producto.

También es muy importante acudir a un dermatólogo para que pueda prescribir el tratamiento adecuado.