Compartir

Ocho personas fallecidas deja hasta el momento el consumo de alcohol metílico en Quito, así lo confirmó la mañana de este jueves 26 de octubre del 2017 la ministra de Salud, Verónica Espinosa. Asimismo, durante la madrugada, un centenar de policías desplegaron un operativo de incautación de licor artesanal.

@MinInteriorEc

La noticia de la intoxicación por alcohol metílico fue difundida la noche del miércoles 25 de octubre por el Ministerio de Salud de Ecuador.

En un comunicado se informó de la muerte de siete personas y la convalecencia de dos pacientes con pronóstico reservado. Sin embargo, la madrugada de este jueves falleció otra persona, dijo Espinosa en radio Majestad, antes de revelar que existe la sospecha de que otros 20 pacientes también consumieron este tipo de alcohol ilegal en Quito.

Durante la madrugada la Policía, con 100 uniformados y la Fiscalía desplegaron un operativo en el centro de la ciudad y allanaron tres establecimientos en donde se encontraron varios litros de licor artesanal.

Patricio Carrillo, comandante de Policía de la zona 9, informó que se realizarán labores para evitar que se consuma licor en la zona donde se registraron los incidentes.

El Ministerio del Interior informó que el Servicio Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses realizó una inspección del lugar donde fueron levantados los cuerpos para recabar indicios, en coordinación con la Fiscalía General de Estado.

El alcohol metílico fue presuntamente adquirido en el sector de San Blas, en el Centro de Quito. Andrés de la Vega, viceministro de Seguridad, dijo la mañana de este jueves que la Policía realiza operativos regulares en los sitios de expendio de licor, pero que el control se vuelve complejo porque existen lugares de expendio irregulares.

“Lamentamos estas pérdidas humanas, nos duelen profundamente pero, principalmente, sí son causa de una situación ilicita”, dijo De la Vega, entrevistado en radio Ciudadana. “Volcamos todos nuestros esfuerzos para establecer cuál es el origen de esta situación”.

Fuente: El Comercio