Compartir

En Notimundo a la Carta con Hernán Higuera y Verónica Jarrín, Genaro Baldeón, Presidente ejecutivo de la Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador (AEADE), indicó que la regulación emitida por la Junta Monetaria y Financiera sobre el nuevo monto de garantía para acceder a un crédito de consumo ordinario tendrá un impacto negativo en los posibles compradores de vehículos

FM Mundo- Derechos Reservados

Este 28 de  abril, la Junta de Regulación Monetaria y Financiera emitió, a través de su página web, una resolución que establece que “los créditos de consumo ordinario deberán mantener, al menos, una garantía real equivalente al 150% del monto de la deuda”.

Para Baldeón, esta medida afectará a cerca del “70 hasta el 74% del mercado de vehículos”  que corresponde a personas que adquieren autos de gama baja. Es decir, a los vehículos que tienen un precio inferior a los treinta mil dólares. Además, puntualizó que son estas personas las que “necesitan adquirir un préstamo”, pues tienen un “menor ingreso económico”.

Por ejemplo, si un auto “cuesta 20 mil dólares, tengo que poner 30 mil dólares” para poder financiarlo, explicó. Esto significa que se debe prendar “el vehículo y, adicionalmente, hipotecar otro bien que tenga para complementar el 150% de la garantía real”, añadió. La otra opción, según Baldeón, consiste en que la persona dé una entrada de contado de entre el 35 al 40% del valor del vehículo para solicitar un financiamiento de solo el 60%. Esto sería problemático, pues se necesitaría tener “disponibilidad de recursos inmediatos”, destacó.

Antes de esta resolución, los bancos se regían por normas de “prudencia financiera” y evaluaban “el perfil de riesgo del cliente” para fijar las condiciones de financiamiento, de acuerdo con el Presidente de la AEADE. De manera general, se podría decir que se pedía un “20% del valor como entrada”, entonces si un auto costaba “10 mil dólares, para prestarles 8 mil dólares, se pedían 2 mil dólares de entrada”, ejemplificó el entrevistado.

Baldeón, además, lamentó que la resolución de la Junta no fuera publicada en el Registro Oficial, sino solo en la página web de la institución y no se analizara el impacto que tendría. No obstante, tiene expectativas en que, en lo próximos días, se pueda generar un diálogo con las autoridades para tratar el tema.