Compartir

Varias Reformas Laborales se han realizado en los últimos años en el país. Como puntos principales: se ha colocado recientemente un techo a las utilidades, se modificaron los tipos de contrataciones, los horarios de trabajo e incluso se cambiaron las modalidades de las pasantías. Todo esto ha acarreado una serie de pros y contras, aclamadores y detractores.

Una vez iniciado el mandato de Lenín Moreno, los distintos sectores sociales, empresariales y sindicales del país han presentado propuestas para los primeros 100 días de Gobierno. Uno de los primeros pronunciamientos fue el del ministro de Trabajo, Raúl Ledesma quien aseguró que con la creación del Consejo Consultivo Tributario se analizarán nuevas tipologías de contratación, así como posibles reformas a las normativas laborales.

Durante esta semana, el asambleísta por Alianza Pais, Jorge Yunda, se reunió con representantes de gremios de los trabajadores, así como empleadores.  En la cita participaron Roberto Aspiazu, del Comité Empresarial Ecuatoriano; Pablo Zambrano, de la Cámara de Industrias y Producción; Silverio Durán, de la Cámara de Industria de la Construcción; y Christian Cisneros, de la Cámara de la Pequeña y Mediana Industria de Pichincha. El objetivo fue recolectar observaciones y recomendaciones para posibles iniciativas y reformas a diversos cuerpos legales para generar y fortalecer el empleo.

De la misma manera, los gremios sindicalistas plantean que el Código del Trabajo garantice el derecho a la contratación colectiva o a la libertad sindical. Proponen además una nueva Ley de Seguridad Social.

El pasado marzo de 2016 se aprobaron las últimas reformas laborales. Entre los puntos claves está la reducción de jornada laboral que permite a las empresas, con autorización del Ministerio de Trabajo y previo acuerdo entre el empleador y el trabajador, reducir la jornada laboral de 40 horas a 30 horas a la semana. El normativa también plantea que el trabajador o trabajadora, luego de terminada la licencia regular remunerada de tres meses para la madre y 15 días para el padre, tendrán derecho a una licencia opcional y voluntaria sin remuneración hasta por nueve meses adicionales para el cuidado de sus hijos recién nacidos. La ley también creó el seguro de desempleo para los afiliados al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS). El beneficio es para quienes pierdan su trabajo por causas ajenas a su voluntad.

Entre los avances que se destacan en los últimos 10 años está la eliminación de la tercerización y del contrato a plazo fijo, que transforma al contrato en indefinido y daría en teoría más estabilidad al trabajador.