El Ejecutivo planea recaudar esa cantidad con las compañías que facturaron más de USD 1 millón en 2018. La Asamblea Nacional tiene 30 días para analizar el proyecto de Reforma Tributaria, que fue entregado el viernes 18 de octubre.

impuestos-tributos
La Reforma Tributaria plantea incrementar los impuestos para reducir el déficit fiscal. Crédito: Shutterstock

El Ejecutivo prevé recaudar más de USD 700 millones el próximo año si se aprueba la reforma tributaria que entregó el viernes 18 de octubre a la Asamblea Nacional. De este rubro, alrededor de USD 530 millones provendrán de contribuciones especiales de empresas que hayan facturado más de un millón de dólares el año 2018.

En el documento que se presentó se establece un capítulo para los Impuestos Únicos y Temporales. En este espacio se detalla que las empresas que deban pagar este tributo lo harán en los ejercicios fiscales 2020, 2021 y 2022 a los ingresos extraordinarios.

Para establecer el porcentaje, se tomará como referencia el total de ingresos contenidos en la declaración del impuesto a la renta de 2018. El monto se lo deberá cancelar hasta el 31 de marzo de cada año.

Las empresas podrán acceder a facilidades de pago de hasta 3 meses. En caso de no presentar la declaración dentro de los plazos, la empresa recibirá una sanción de USD 1 500 por cada mes o fracción de mes de retraso. Esta multa no excederá el 100% del impuesto.

Richard Martínez, ministro de Economía y Finanzas, dijo al momento de entregar el proyecto de Reforma Tributaria en el Legislativo, que el objetivo de estos tributos temporales es que las empresas que más ingresos tienen sean las que más aporten.

Sin embargo, a criterio de Patricio Alarcón, presidente del Comité Empresarial Ecuatoriano, estos impuestos perjudicarán a la productividad de muchas de las industrias del país, lo que traería consecuencias negativas a la economía nacional.

“Mientras más impuestos más costos de producción, menos competitividad, por ende menos contratación”, comentó Alarcón. Agregó que en este momento lo que necesitan las industrias es capital de trabajo y bajar costos de producción.

Fuente: El Telégrafo – Nota Original: LINK