Compartir

El estudio sobre la oferta y demanda de taxis en Quito causa controversia. Sin tener aún los resultados, caravanas de taxistas convencionales se desplazaron este lunes 10 de abril, por 16 puntos de la urbe para mostrar su postura frente a este proceso y solicitar que se fortalezcan los controles a las unidades informales

prensaquito.gob.ec

Esta semana se registró en Quito una movilización por parte del gremio de taxistas. Una gran parte de ellos asegura que su queja es en contra de los taxis informales que circulan en la ciudad. Sin embargo la respuesta por parte del Cabildo Quiteño, a través de un comunicado, fue  que “en el año 2016 se retuvieron 4.665 vehículos, mientras en lo que va del 2017 se han retenido 915. Quito es la ciudad, en número y porcentaje, que más carros ha retenido y más controles ha realizado para controlar el taxismo informal en todo el país” se señala en el texto.

Para Darío Tapia, secretario de movilidad del Distrito, es urgente realizar un estudio que permita medir la calidad de servicio  de taxis y también la cobertura.

El ingreso de plataformas digitales de movilidad, según el gremio de taxistas, también dificulta su trabajo; sin embargo, a través de las redes sociales los usuarios manifestaron que eligen esos nuevos servicios porque son mejores que el tradicional.

El 30 de noviembre de 2016, la Plaza Grande también se llenó de taxistas convencionales y ejecutivos para exigir al alcalde Mauricio Rodas, que se haga un control de los vehículos informales que prestan el servicio en la ciudad. Entre sus pedidos también estaba la regulación de la venta de taxímetros.

Por ahora se espera que el gremio aporte en la realización del estudio, que según el Municipio ayudará a mejorar el servicio en toda la capital.