Compartir

El crecimiento de la industria tecnológica es indetenible. Cada día son más las opciones que tiene el consumidor para disfrutar de los avances tecnológicos de miles de dispositivos, una situación que sin duda brinda mayores comodidades pero que de forma oculta encierra a los seres humanos, animales y medio ambiente en una nube de contaminación electromagnética.

Shutterstock