Jordan Belfort, el bróker en el que se inspiró "El lobo de Wall Street", película de Martin Scorsese protagonizada por Leonardo Dicaprio, demandó a la productora de la cinta, Red Granite Productions, por valor de 300 millones de dólares.

pinterest.com

Una demanda que nace de una irónica situación, puesto que uno de los cofundadores de la productora está acusado de lavar dinero a través de la empresa.

Según la versión del excorredor de bolsa de la que se han hecho eco medios como The Wrap, la venta de los derechos de la historia a Red Granite Productions se produjo confiando en las palabras de Riza Aziz, cofundador de la productora que la presentó como “una compañía de producción cinematográfica financiada de forma legítima y legal”.