Una de las preocupaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) son las afectaciones psicológicas que se pueden presentar por el aislamiento por el coronavirus. Ansiedad, estrés y angustia son algunos de los sentimientos que se deben aprender a manejar.

Se requiere “distanciamiento social” para prevenir la infección. Pero la soledad también puede enfermarnos. Las consecuencias en la salud mental del encierro, la pérdida de la rutina habitual y la reducción del contacto social y físico con los demás. Crédto: Shutterstock.

Escucha la nota aquí: