Compartir

El uso de fragancias influye en nuestro estado de ánimo, define nuestra personalidad, refuerza la autoestima, suma atractivo y ayuda a la memoria.

Shutterstock