Compartir

Miles de personas, habitantes de distintos puntos de la provincia de Manabí, acudieron al penúltimo Enlace Ciudadano que ofreció el presidente Rafael Correa, en Jaramijó.

Desde muy temprano los manabitas llegaron a la Explanada del reasentamiento Nuevo Jaramijó, lugar donde el mandatario ecuatoriano cumplió con su último Enlace en esta provincia.

A su llegada a este lugar, donde además se construyeron las casas para las familias afectadas por el terremoto del pasado 16 de abril, el presidente Correa fue recibido efusivamente por los asistentes.

Muchos llegaron con sus familias, para despedir al mandatario ecuatoriano.

Juan Mero fue una de las miles de personas que llegó al Enlace Ciudadano. El habitante de Portoviejo llegó desde temprano a este lugar, acompañado de su familia, para despedir al líder de Alianza País.

“Es un honor tener acá al presidente. Es la última vez que lo vamos a ver como presidente y aprovechamos para despedirlo, pues nos sentimos agradecidos por su apoyo a esta provincia”, dijo Mero.

Asimismo Jenny Mendoza era una de las que escuchaba atenta a lo que hablaba el presidente Correa.

La dama de 45 años manifestó sentirse con pesar, debido a que esta es una de las últimas actividades que realiza Correa como presidente.

“Tengo sentimientos encontrados, ya que estoy feliz de verlo de cerca, de escucharlo, pero a la vez tengo mucha pena, porque es la última vez que estará acá en Manabí”, sostuvo Mendoza, quién llego desde Portoviejo.

Por su parte Rafael Bravo fue otro de los que llegó a despedir al presidente. El habitante de la ciudad de Manta aseguró que se dio cita a este Enlace, como muestra de agradecimiento por la labor que ha realizado Correa en estos 10 años de gobierno.

“Como manabita me siento agradecido por lo que hizo el presidente, no solo acá en Manabí, sino en todo el Ecuador a favor de los más necesitados. Estoy contento de verlo por última vez en la provincia”, comentó Bravo.

Al final del Enlace el presidente se despidió de los miles de habitantes, que dieron una calurosa despedida al presidente ecuatoriano, que entregará el poder el 24 de este mes.