Compartir

Según el Inocar, a lo largo del borde costero arribarán olas con dirección suroeste y periodos decrecientes desde 18 hasta 14 segundos.

El Telégrafo

El Instituto Oceanográfico de la Armada (Inocar) informó que en del sábado 30 de diciembre de 2017 al martes 2 de enero de 2018, en el territorio marítimo ecuatoriano predominarán oleajes provenientes del Pacífico Sur cuya intensidad variará entre ligera y moderada.

Además, a partir del 2 de enero iniciará un período de máximo aguaje. En un comunicado, el Inocar señaló que a lo largo del borde costero arribarán olas con dirección suroeste y periodos decrecientes desde 18 hasta 14 segundos.

Los días 30 y 31 de diciembre las alturas se encontrarán entre 0.30 y 0.90 metros; y en los días posteriores se evidenciará un ligero incremento en las alturas de las olas alcanzando el 2 de enero valores entre 0.30 y 1.2 metros.

Según el organismo, durante este feriado los pobladores de la zona costera podrán laborar sin inconvenientes y los turistas podrán disfrutar de la playa; sin embargo, se aconseja tomar precaución especialmente el 2 de enero, cuando iniciará el periodo de aguaje y se incrementarán las alturas de las olas.

“Se recomienda a los pobladores de las zonas costeras, turistas y a quienes realizan sus actividades en la playa, estar atentos a las señales y avisos emitidos por los organismos de control, no ingresar al mar solos y en lo posible mantenerse en el área destinada para bañistas”, especifica el comunicado.

En caso de ser arrastrados por la corriente de resaca, los expertos consideran imprescindible mantener la calma y no luchar contra la corriente. Se debe nadar en dirección paralela a la orilla hasta que dejar de sentir la fuerza de arrastre o mantenerse flotando hasta ser rescatado.

A quienes realizan labores en embarcaciones pequeñas, el pedido es utilizar siempre los implementos de seguridad, especialmente chalecos salvavidas y equipos de comunicación en buen estado.

Se recomienda además no arrojarse al agua desde escolleras, no aproximarse desde el agua a muelles o zonas rocosas, no perder de vista a los niños en la playa, no ingerir licor si se va a ingresar al agua, tratar de no darle la espalda al mar y evitar internarse mar adentro.

Fuente: El Telégrafo