Compartir

El vicepresidente ecuatoriano, Jorge Glas, acudió esta mañana a la Comisión de Fiscalización de la Asamblea Nacional. La comparecencia se realiza con la presencia de varios ciudadanos que llegaron de diferentes provincias.

Twitter Vicepresidencia

María José Carrión, presidenta de la Comisión de Fiscalización, señaló que el ” rol de fiscalizadores debe estar basado en la verdad, apegado a la Constitución y respetando el debido proceso”. Glas recordó que él fue quien decidió acudir a la mesa legislativa.

Dijo que no “hay una sola prueba en mi contra”. Por ello, cuestionó a la oposición: “solo falta que me quieran hacer juicio político con recortes de periódicos”. Agregó que en su comparecencia “hablará de responsabilidades políticas”, pero anticipó que defenderá su honra. “La verdad es bandera de cada ecuatoriano”, señaló.

A su criterio, “de manera orquestada con ciertos actores políticos se dedicaron a atacarme”. Glas señaló que da la cara, “no me he ido a ningún lado, a Mami, a Perú. Debemos buscar legislaciones internacionales para que ningún corrupto se pueda esconder”, dijo.

Señaló que fue criado en el barrio Mascote, en Guayaquil además que acudió a una universidad pública como la Politécnica del Litoral y en lo político: “Soy y seré siempre de Alianza PAIS, estoy orgulloso de haber sido el compañero de formula de Rafael Correa , así como de Lenín Moreno”. A su criterio, la corrupción está institucionalizada. Recordó que en el antiguo Congreso se legalizó el atraco bancario.

“Queremos hablar de la verdad (…) digan la verdad, toda la verdad, no solo un pedacito”, agregó. Glas reiteró el desafío de que lo “auditen por el resto de mi vida, cuando deje de ser servidor público. Tengo dos auditorias patrimoniales. Mi patrimonio es público”. Por ello pidió como ciudadano,” vamos a la ley de los 40 años, 40 años para adelante, pero 40 años para atrás. No es Glas quien vive en una casota, vivo de mi salario y el de mi esposa, yo no tengo cuentas en paraísos fiscales”. Dijo que su vida es “clara y transparente, mi agenda es pública” Manifestó que no tiene “nada que ocultar, siempre doy la cara” y que sus manos “están limpias”.

Agregó: “Se equivocaron de persona, yo solo me arrodillo ante Dios para estar de pie ante los hombres”. Recordó que bajo juramento declaró que no tiene nada que ver con la empresa Caminosca ni ninguna otra.

En referencia al excandidato presidencial, Guillermo Lasso, dijo: “que declare el banquero si se enriqueció o no durante del feriado bancario”. Manifestó que lo “importante es la fe pública, que es toda la verdad y eso incluye el pasado”. Glas afirmó que la lucha contra la corrupción es un tema serio y debe tomarse con responsabilidad.

Acotó que fue el primero en pedir que se “investigue todo y a todos”, incluído “colaboradores, supuestos familiares”. Agregó que hay una campaña de despretigio en su contra, así como de deslegitimización política del gobierno por parte de sectores de oposición. Pero fue enfático: “si quieren nuestros cargos deben ganarlos en elecciones”

Calificó como “una mafia” a Odebrecht, quien tiene presencia en 25 países y cuatro continentes. Recordó que esa multinacional vulneró el sistema de EE.UU. para crear una red de sobornos y pagos ilegítimos. Dijo que la “responsabilidad política está relacionado con un poder del pueblo al servicio de la gente”.

Detalló que trabajó en el Fondo de Solidaridad (enero 2007-2009) que lo liquidó para que tenga institucionalidad., así como en el Ministerio de Telecomunicaciones (agosto 2009 – abril 2010), en donde nació el primer Plan de Telecomunicaciones. Además fue ministro de Sectores Estratégicos (abril 2010-2012) y vicepresidente desde 2013.

Fuente: El Telégrafo