La mediación para resolver el conflicto entre el Gobierno y los indígenas tuvo resultados que deben analizarse. Esta es una herramienta que se usa a nivel internacional cuando hay dos partes que no llegan a entenderse ni a acuerdos de ningún tipo.

ONU
El anuncio se da cuando el confinamiento en España, Italia y Francia registra una esperanzadora reducción del número de muertos por coronavirus. Crédito: El Telégrafo.

El abogado en Derecho Transnacional y Mediación David Reinoso explicó que para mediar o negociar se requiere establecer datos y criterios objetivos para resolver el conflicto. La mediación se utilizó para detener las manifestaciones de los indígenas en contra del Gobierno.

Los pueblos y nacionalidades salieron a las calles para pedir que se dejara sin efecto el Decreto 883 que eliminó los subsidios a los combustibles. Las protestas se extendieron por 11 días hasta que el Ejecutivo propuso la mediación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Conferencia Episcopal Ecuatoriana (CEE).

El presidente Lenín Moreno también planteó un diálogo directo con los indígenas. Esa mediación y el diálogo pusieron fin a las protestas una vez que se anunció la sustitución del decreto.

Según Reinoso, hay cuatro aspectos que se toman en cuenta en este tipo de conflictos. Se debe separar a las personas del problema, luego enfocarse en los intereses comunes, generar opciones que consoliden esos intereses de todos y buscar los resultados en criterios consensuados.

Para el jurista Esteban Ron la mediación evitó que siguieran las manifestaciones “que se tornaron violentas por la intromisión de grupos políticos interesados en desnaturalizar y caotizar la protesta”, dijo.

El presidente de la CEE, monseñor Luis Cabrera, dijo que trabajan en una hoja de ruta para convocar a todos los sectores sociales a la mesa del diálogo con los indígenas.

 

Fuente: El Telégrafo, nota original: LINK