En NotiMundo Estelar, Mauricio Pozo, exministro de Economía, explicó que dentro del régimen democrático del país, la economía se ha visto enredada con los intereses de la corriente ideológica de los gobiernos de turno.

mauricio-pozo-economía
NotiMundo - Derechos Reservados

El retorno de la democracia al Ecuador, en 1979, vino acompañado de varios factores sociales, políticos y económicos. En el país, el ‘boom petrolero’ de los años 70 ocasionó una expansión del gasto público, no solo por los mayores ingresos de las ventas de crudo, sino por el aumento de la deuda pública externa.

Lee también: Blasco Peñaherrera: “La administración pública causa una desconfianza nunca antes vista en Ecuador”

Para Mauricio Pozo, exministro de Economía y Finanzas y analista económico, la historia de la política económica ecuatoriana se resume en una suerte de intentos de aplacar grandes crisis que marcaron el ritmo del crecimiento del país.

La crisis de finales de la década de los 90, por ejemplo, significó una etapa de cambios drásticos, como la dolarización y los flujos migratorios. “Con las condiciones como se dieron, había muy poco espacio para actuar en esa situación; el dólar ofreció algún tipo de estabilidad en ese momento”, enfatizó Pozo.

Sin embargo, para el exministro, el problema radica en que ningún gobierno se ha trazado un camino económico claro que pueda ser recorrido por los siguientes en turno. De hecho, “los gobernantes han utilizado la economía para defender sus posiciones ideológicas, no para resolver los problemas cotidianos que aquejan a la población”.

Por ejemplo, en la década que estuvo al mando Rafael Correa, asegura Pozo, el Gobierno desaprovechó la abundancia de recursos y fondos públicos, por lo que los niveles de pobreza se redujeron lentamente y existía un déficit fiscal permanente.